Medalla de los defensores de Teruel (1874)

Instituida: Decreto de 14 de julio de 1874 (publicado en la Gaceta de Madrid del 15 de julio):

https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1874/196/A00129-00129.pdf

Por Orden de 7 de julio (sic ya que quizá sea una errata y tendría que ser 7 de agosto pero dejo la fecha que aparece en la Gaceta) de 1874 (publicada en la Gaceta de Madrid del 9 de agosto) se dispone que la medalla concedida a los defensores de Teruel, por decreto de 14 de Julio último se haga a expensas del Estado:

https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1874/221/A00345-00345.pdf

Todas estas disposiciones legislativas estaban firmadas por el último Presidente del Poder Ejecutivo de la Primera República el capitán general Don Francisco Serrano y Domínguez, Duque de la Torre.

Campaña: tercera guerra carlista (1872-1876).

Pasadores: sin pasadores.

Metal: bronce.

Tamaño: 35 mm., 3,5 de grosor y peso de 24,84 gr.

Leyenda: Anverso: * A LOS DEFENSORES DE TERUEL LA PATRIA AGRADECIDA * / 3 DE JULIO DE 1874. Las armas de la ciudad de Teruel. En campo libre, a la izquierda G. SELLAN F. (que quiere decir Gregorio Sellán fecit – Gregorio Sellán la hizo). Reverso: dentro de corona de hojas de laurel A LA / MUY NOBLE, FI / DELISIMA, VENCE / DORA Y HEROICA / CIUDAD DE / TERUEL. Debajo G. S. (siglas del grabador Gregorio Sellán).

Nota: De esta medalla hay una variante: medalla de bronce ovalada de 16 por 20 milímetros. Argolla y corona ducal. Anverso: A LOS DEFENSORES DE TERUEL LA PATRIA AGRADECIDA / 3 DE JULIO DE 1874. Las armas de la ciudad de Teruel en tres óvalos timbradas de un murciélago. Primero: cuatro palos de gules. Segundo: de azur, un toro parado de oro terrasado de sinople y surmontado de una estrella también de oro de ocho puntas. Tercero: de gules, dos cañones de sable sin cureñas colocados en aspa con balas de munición del mismo color en lo bajo y en lo alto una granada ardiente de plata. Reverso liso. De esta medalla también se hicieron versiones de mano. Gregorio Sellán obtuvo por esta medalla una mención honorífica del Ministerio de Hacienda.

Cinta: con los colores nacionales, rojo, amarillo y rojo.

Ataque de Teruel (GUERRA CARLISTA).– A las diez de la noche del 3 de julio de 1874, 6.000 carlistas, mandados por D. Alfonso de Borbón y el general Marco de Bello, con alguna caballería y una pieza de artillería , se presentaron frente a dicha villa y ocuparon desde los primeros momentos el arrabal, los cerros de Santa Bárbara y el cementerio. El brigadier gobernador militar D. Jacinto Santa Pau y la guarnición, compuesta de unos 2.000 hombres, casi todos de la milicia, pues no había más fuer zas del ejército que 190 guardias civiles y otros 150 soldados de la reserva y artilleros, que servían las cuatro piezas de dotación de la plaza, sabían los intentos de los carlistas desde dos días antes, y estaban, por tanto , bien preparados para defenderse, llenos de entusiasmo por la causa liberal, como lo habían demostrado los habitantes todos, levantando a su costa las fortificaciones, que constituían un pequeño recinto bien flanqueado por todas partes, siendo el único punto débil el que mira al arrabal. A favor de la oscuridad pudo el enemigo romper la muralla y perforar las casas contiguas al sitio conocido por Corral de Roquillo, penetrando de unas en otras; mas reforzados los defensores de aquella parte con una compañía de la Guardia civil mandada por el capitán D. José Gayá, se contuvo el avance de los carlistas, sin que Villalain, encargado del ataque por la puerta del Tozal, o sea por el centro, se decidiese á dar el asalto viendo la energía que desplegaban los liberales en la defensa. Entre tanto, Marco de Bello, al frente del primero de Aragón, sostenía con gran valor el combate por la derecha, experimentando muchas bajas al querer pasar el puente, batido desde la muralla con terrible fuego; mas como los sitiados se sostuvieron denodadamente en sus puestos toda la noche, los contrarios se retiraron al hacerse de día, dejando abandonadas las dos compañías que habían conseguido penetrar en la ciudad. Entonces trataron los liberales, a su vez, de atacar las casas ocupadas por los carlistas, y aunque lo tortuoso de las calles inmediatas impedía la colocación de la artillería, el teniente de dicho cuerpo D. Manuel Bonet, de mostrando un arrojo superior a toda ponderación, colocó una pieza, completamente al descubierto, a treinta pasos de distancia del enemigo, y causó en los dos primeros disparos algún destrozo en las casas, con lo cual comprendiendo los carlistas era inútil la resistencia, se rindieron a discreción sin esperar el tercer cañonazo, quedando prisioneros dos capitanes, 10 oficiales, 15 sargentos y 146 individuos de tropa, bien vestidos y armados. El enemigo continuo a la vista de Teruel todo el día y noche del 4, tiroteándose con la guarnición, y al amanecer el 5 se retiró en dirección á Corbalán, llegando poco después, a las nueve de la mañana, la columna Iriarte, y a las cinco la de Lasso. Los carlistas experimentaron unas 150 bajas, además de los prisioneros: los defensores sólo tuvieron cuatro muertos y 15 heridos, entre ellos el capitán D. Agustín Gudel y Lacambra, secretario del Gobierno militar, que fue víctima de su extra ordinario arrojo. El Gobierno concedió a Teruel el título de Heroica y a sus defensores el uso de una medalla que se creó para conmemorar dicho glorioso hecho de armas.

La única medalla española de la Primera Guerra Mundial: la Medalla de los Voluntarios Catalanes (1914-1918)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 165277400_1561847547348187_615891528933594074_n-1.jpg

Sabemos que España se mantuvo al margen de los dos conflictos mundiales del siglo XX pero, aún así, en ambos se produjo la participación de varios grupos de voluntarios españoles. En el caso de la Primera Guerra Mundial en 1916 el Comité de Hermandad con los Voluntarios Catalanes (Comitè de Germanor amb els Voluntaris Catalans), reclutó un contingente de diez mil voluntariós catalanes, para ser integrados en una Legión de Voluntarios Catalanes dentro del ejército francés. Al finalizar la guerra, se encargó al escultor Juli Vallmitjana el diseño de una medalla que se entregaría a los Voluntaris, en reconomiento a su lucha en Francia. Con el tiempo, ésta se convertiría en una de las condecoraciones no oficiales de la Primera Guerra Mundial más buscadas entre los coleccionistas galos.

Sigue leyendo

La Orden Civil de Sanidad

Dentro del derecho premial español existe una condecoración civil que se concede como máximo honor, distinción y reconocimiento público, para premiar méritos, conductas, actividades, servicios relevantes o excepcionales, en el ámbito de la sanidad. Se trata de la Orden Civil de Sanidad, cuyo Gran Canciller es el Ministro de Sanidad. Esta es, brevemente, su historia.

Sigue leyendo

Medalla de la Constancia de los Voluntarios de Cuba (1882)

Creación: Real Orden de 22 de julio de 1882

Metal: plata.

Pasadores: inscripción “10 años de servicio”. Obtenida la medalla se aumentaba un pasador cada cinco años, con la inscripción del número total de los años servidos.

Ejemplo de pasador de la Medalla de la Constancia de los Voluntarios de Cuba (1882).

Descripción: anverso: en el centro tenía grabado el busto de S.M. el Rey Alfonso XII y alrededor la siguiente inscripción “Alfonso XII, los Voluntarios de la Isla de Cuba” dejando un hueco en la parte inferior para grabar en él la fecha “1882”, año de su creación. En el reverso estaban grabadas las palabras: “Constancia, Patriotismo, Abnegación” que es lo que motivó la creación de la medalla; y por último, cuatro flores de lis del mismo metal que la medalla, colocadas diametralmente opuestas entre sí, y en los bordes o cerco de la misma, que servía de adorno.

Cinta: con los colores nacionales (rojo, amarillo, rojo).

Notas: Tenían derecho a la concesión y uso de la expresada medalla, sin distinción de clases, todos los Jefes, Oficiales e individuos de los Cuerpos Voluntarios de la Isla de Cuba que contaran con diez años de servicio en ese Instituto y no tuviera notas desfavorables en sus hojas de servicio.

Para saber más sobre el Cuerpo de Voluntarios de Cuba entre 1855 y 1898:

https://www.academia.edu/28685841/El_Cuerpo_de_Voluntarios_de_Cuba_1855_1898_

Los distintivos y las medallas creadas para las enfermeras de los hospitales de Sanidad Militar y marroquíes del ejército franquista (1937-1940)

Ese es el título de un nuevo artículo del doctor en Historia don Francisco Javier Hernández Navarro y del capitán de Ingenieros don Antonio Prieto Barrio publicado en la Revista de Historia Militar.

Enlace al artículo:

https://publicaciones.defensa.gob.es/media/downloadable/files/links/r/h/rhm_128_1_1.pdf

La placa de Distinción de la Libertad de D. Luis de Iñarra

El Sr. D. Mario de la Quadra-Salcedo de Goicoechea nos ha autorizado a dar el conocer el siguiente artículo de su autoría que lleva por título:“La condecoración Placa de Distinción de la Libertad (España) del Excmo. Sr. D. Luis de Iñarra y Reta, alcalde de Pamplona, diputado a Cortes y senador por Navarra” y cuyo texto íntegro es como sigue:

Quería mostrar una condecoración que recibió mi tatarabuelo Luis de Iñarra y Reta, del General Baldomero Espartero durante la Regencia, que además de haber muy pocas, es muy rara y la gente, a veces, la ha confundido con la Gran Cruz de Isabel la Católica:

LA PLACA DE DISTINCIÓN DE LA LIBERTAD (ESPAÑA).

El Regente del Reino Don Baldomero Espartero, por decreto de 14 de mayo de 1841 concedió esta condecoración a todos los individuos que en los años de 1830 y siguientes penetraron en la Península con las armas en la mano por varios puntos de la costa y frontera del Pirineo, con el objeto de restablecer en España el gobierno constitucional.Creación: Decreto de 14 de mayo de 1841.Descripción: placa es circular, formada por unas ráfagas de plata abrillantadas; en el centro tiene sobrepuesto un escudo de esmalte, en el que se ven figurados en un campo regado de sangre dos hemisferios o globos enlazados con una cinta, y cubiertos con una corona real, entre dos columnas atadas con una cadena que parece va a ser cortada con la espada de un brazo armado que asoma por entre unos montes. Este escudo tiene al rededor dos ramas de encina cogidas con una cinta roja, en la que en letras de oro se lee la siguiente inscripción: PATRIA, HONOR, LIBERTAD. COLUMNAS LIBERTADORAS, 1830. Se usa prendida al pecho como las demás placas de distinción.

BIOGRAFÍA DE D. LUIS DE IÑARRA Y RETA. Pamplona (Navarra), 23.VIII.1813 – 23.XII.1891.

Diputado foral y parlamentario.Luis Iñarra procedía de una familia de comerciantes. El padre, conocido liberal y alcalde de Pamplona en 1822 y 1823, estuvo en la cárcel durante la etapa absolutista y fue miembro de la Diputación Provisional de 1836 a 1837.Al fallecer Fernando VII, Luis Iñarra fue uno de los primeros en inscribirse en la Milicia Nacional. Su papel político fue consolidándose durante la Primera Guerra Carlista, hasta que en 1839 fue elegido concejal de Pamplona. En 1840 pasó a ser secretario de la Junta Provisional creada en Pamplona con motivo de la sublevación contra la reina María Cristina.

Un año más tarde jugó un papel fundamental en la resistencia a la sublevación de O’Donnell en Pamplona, como segundo jefe de la Milicia Nacional, una actuación que le valió la Cruz de San Fernando, además de conseguir de Espartero que los pamploneses considerados próximos a O’Donnell fueran expulsados de la ciudad. En 1842 Luis Iñarra fue elegido alcalde de Pamplona y primer comandante de la Milicia Nacional. Durante su mandato se sentaron las bases para la creación del instituto de segunda enseñanza en la capital navarra. Iñarra fue también vocal de la Junta del camino real a Francia por el valle de Baztán. Era hacendado e invirtió en deuda pública, además de comprar numerosos bienes desamortizados, entre los que se encontraba el monasterio de la Oliva. Su fortuna se consolidó tras el matrimonio, en 1843, con Paulina García-Herreros (Pamplona, c. 1822), que procedía de familia muy adineradaLa actividad parlamentaria de Luis Iñarra estuvo unida al Partido Progresista.Nunca aceptó cargos, excepto los de elección popular, lo que le acercaba a ciertos principios demócratas. Fue diputado a Cortes en 1843 y de 1846 a 1850. Concejal de Pamplona en 1853 y alcalde de la ciudad en 1854, fue nuevamente diputado a Cortes en la legislatura 1854-1856. De nuevo alcalde en 1859, Iñarra permaneció en el cargo hasta enero de 1863. A finales de 1865 era presidente del Comité Provincial del Partido Progresista. En 1868 creó el Comité Liberal Fuerista de Navarra. A pesar de su carácter progresista, las actuaciones de Iñarra, posteriores a 1868, fueron relativamente moderadas. Tuvo éxito en las municipales de diciembre y fue otra vez alcalde desde enero de 1869 hasta marzo de 1871. En 1871 y 1872 obtuvo escaño en el Senado.En enero de 1874, Iñarra fue nombrado vicepresidente de la Diputación Foral. El general Genaro Quesada le propuso en mayo de 1876 para una Cruz de Isabel la Católica, honor que rechazó. Al convocarse elecciones forales en 1876 fue elegido por el distrito de Pamplona y ocupó la vicepresidencia hasta 1880. Participó de forma activa en la elaboración del Convenio de Tejada-Valdeosera. En 1877, fue comisario presidente de la Junta Provincial de Agricultura, Industria y Comercio. Volvió a ser senador en 1881, pero su estado de salud le obligó, a partir de entonces, a llevar una vida retirada de la actividad pública. En el momento de su muerte era administrador de la sucursal del Banco de España en Pamplona.

Fuentes y bibliografía:

– Archivo del Congreso de los Diputados, Serie documentación electoral, 22 n.º 5, 24 n.º 3, 26 n.º 13 y 37 n.º 38;

Archivo del Senado, exps. personales, HIS-0230-08.

– N. Castor de Caunedo, N. V. Magán y J. M. Bover, “Biografía de Don Luis Iñarra,Diputado a Cortes”, en M. Ovilo y Otero (dir.), Historia de las Cortes de España y Biografías de todos los Diputados y Senadores más notables contemporáneos, t. I, Madrid, Imprenta D. B. González, 1849, págs. 491-496

– A. Pérez Goyena, Semblanzas de los 340 diputados a Cortes que han figurado en la legislatura de 1849, Madrid, Imprenta Gabriel Gil, 850, pág.103- A. M. Segovia, “Señor D. Luis Iñarra”, en Figuras y figurones, t. XXXII, Madrid, Imprenta de Figuras y figurones, 1882, págs. 195-204

– A. Pérez Goyena, Ensayo de una bibliografía navarra, t. VII, Burgos, 1962, pág.86- J. Agirreazkuenaga et al., Diccionario Biográfico de los Parlamentarios de Vasconia (1808-1876), Vitoria, Parlamento Vasco, 1993, págs. 490-492

– A. García-Sanz Marcotegui, Diccionario Biográfico de los Diputados Forales de Navarra (1840- 1931), Pamplona, Gobierno de Navarra, 1996, págs. 403-409.