La Orden de África

Placa_Gran_Oficial

A medida que nos adentramos en el estudio de las distinciones y honores vigentes en España, nos sigue sorprendiendo algunas anomalías normativas. Un ejemplo es la referida a la Orden de África (con anterioridad Orden Civil de África), una condecoración que se incluye en aquellas que explícitamente no han sido oficialmente derogadas, que sepamos, y  que no se otorga desde 1977.

Sigue leyendo

Anuncios

Los dos modelos del Collar de la Orden de Isabel la Católica

Por David Ramírez Jiménez

Antes de abordar el tema con más detalle, necesito hacer una breve introducción. Este artículo surgió como consecuencia de un comentario aparecido en el página homónima de este blog en Facebook (Falerística: los signos de nuestra historia), el día 18 de marzo de 2018 referido a la siguiente imagen del  collar de la Orden de Isabel la Católica: Sigue leyendo

Los collares de la Legión de Honor

Collier_LH

Por David Ramírez Jiménez

Varios han sido los modelos de collares que ha tenido la Legión de Honor a lo largo de su historia desde que fuera instituida esta Orden por el emperador Napoleón I el 19 de mayo de 1802. Pero tenemos que precisar, que el collar de la Legión de Honor de Napoleón I, que se conserva actualmente, era concedido, de forma excepcional, por el emperador,  a príncipes de su familia y algunos altos dignatarios de la corte sin que su uso fuera distintivo del Gran Maestre de la Orden, sino que fue considerado una categoría especial. Será en 1881, durante la Tercera República, cuando se convierta en el atributo exclusivo del Gran Maestre procediéndose a la creación de un nuevo modelo de collar inspirado, en gran parte, en el modelo imperial. Esta es la historia de de los collares de la Legión de Honor.

Los collares del Primer Imperio

1) El collar heráldico

Dominique-Vivant Denon propuso al emperador, el 5º año prairial XII (25 de mayo de 1804), un modelo de collar destinado a los grandes oficiales o al ornamento del escudo de armas imperial, formado por una alternancia de signos romanos – vexilla (estandartes en latín) – surmontados de un águila y trofeos que evocan las disciplinas de excelencia que debían recubrir a los miembros de la Legión de Honor. Este collar es el que se puede ver rodeando el escudo de armas del Imperio en agosto de 1804 y se incluyó en la versión final del contrasello del Estado fijado por decreto el 16 Pluvioso, año XIII (5 de febrero de 1805).

WB153457445_1

Reverso del sello imperial (año 1805) donde se aprecia el modelo heráldico de la Legión de Honor.

2) El collar del “primer tipo”

Para su coronación, el 2 de diciembre de 1804, Napoleón junto al traje de ceremonia usó un collar de oro esmaltado. Los retratos de las reyes de Francia que mostraban al monarca en traje de ceremonia con el collar del Espíritu Santo pudieron inspirar esta iniciativa al emperador, ansioso por afirmar su legitimidad y vinculación con la antigua Francia.

De este collar, solo existe la descripción de su fabricante, el platero Martin-Guillaume Biennais:

«Está compuesto por 16 grandes águilas con alas abiertas, y sosteniendo en sus garras un rayo, teniendo colgando de sus cuellos, la cruz de honor esmaltada en oro con los números de las cohortes. Dichas águilas están atadas juntas por dobles anillos de oro y se juntan en el medio en una corona laurel en el medio de la cual está la letra N coronada por una corona imperial, y en la parte inferior de la misma se  suspende la gran cruz de honor esmaltada y grabada con el retrato de S.M. el Emperador de un lado y el otro, un águila imperial que descansa sobre un rayo, todo en oro y grabado […]. »

La iconografía proporciona varias interpretaciones de este modelo, como lo demuestra el retrato del emperador en traje de coronación pintado por Robert Lefèvre o el que realizó para la misma ocasión François Gérard. Este collar se fundió para hacer otro siguiendo un modelo diferente.

François_Gérard_-_Napoleon_I_001

François_Gérard_-_Napoleon_I_001

Detalle del retrato de coronación de Napoleón I con el collar del primer tipo (François Gerárd. © Rijksmuseum, Amsterdam).

Felice_Baciocchi_Bonaparte

Retrato de Felice Pasquale Baciocchi príncipe de Lucca y Piombino, duque consorte de Massa y príncipe consorte de Carrara y  gran duque consorte de Toscana con el collar de la Legión de Honor del primer tipo  (Pietro Benvenuti. © Museo Fesch. Ajaccio).

3) Los collares del “segundo tipo”

Tras este collar de la coronación, a comienzo de 1805, el emperador encargó la fabricación de un collar con motivos heráldicos diseñado por Dominique-Vivant Denon. Este collar se compone de 16 medallones que simbolizan las disciplinas de excelencia que deberían de cultivar los miembros de la Legión de Honor (13 civiles,y 3 militares) y 16 águilas que simbolizan las cohortes, unidades territoriales administrativas de la Orden. El conjunto el collar está bordeado por una doble cadena alternando eslabones con abejas y estrellas, elementos principales del simbolismo napoleónico.

06-505457-recadre_02

Collar de la Legión de Honor de Napoleón I, segundo tipo  (© Museo del Ejército. París).

Napoleón ordenó varias copias de esta joya, que distribuyó entre familiares, príncipes soberanos y altos dignatarios, como sus hermanos Joseph, Louis y Jerome, su cuñado Joachim Murat, el archicanciller Cambaceres, el mayor general Berthier, y su yerno el príncipe Eugenio, hermano de Hortensia, hijo del primer matrimonio de Josephine con Alexandre de Beauharnais. Tres copias de este collar son conocidas en las colecciones públicas. El Museo del Ejército de París guarda el collar de Napoleón donado por José a los Inválidos en 1843. El Museo de la Legión de Honor guarda un collar cedido al Estado por el príncipe Napoleón en 1979, y el collar del mariscal Berthier fue donado por el príncipe de la Tour d’Auvergne Lauraguais en 1962.

06-505457-recadre2.jpg

Detalle del collar de la Legión de Honor, segundo tipo ((© Museo del Ejército. París).

Napoleón también mandó hacer al joyero Marguerite, a principios de 1805,  un collar de este modelo adornado con diamantes. De esta joya, desmontada bajo la Restauración, solo queda la factura y las representaciones iconográficas, la más famosa es el retrato Napoleón I en su trono pintado por Dominique Ingres y expuesto en París en el Museo del Ejército, que mostramos (detalle) a continuación:

napoleon-i-entronizado

El collar de la Tercera República

La Restauración y la Monarquía de Julio renunciaron al uso del collar. Y en el caso del Segundo Imperio, Napoleón III empleó el modelo del “segundo tipo” de collar de la Legión de Honor del Primer Imperio, pero sin que estableciera las condiciones de su uso.

Franz_Xaver_Winterhalter_(workshop)_Napoleon_III

Napoleón III (Franz Xaver Winterhalter. © Museo del Louvre. París)

Será bajo la presidencia de Jules Grévy, durante la Tercera República, cuando se decretó el 6 de julio de 1880 que el día 14 de julio fuera declarado fiesta nacional de Francia. En ese momento, se pensó en la idea de crear un collar de la Legión de Honor como distintivo del Gran Maestre, para que pudiera llevarlo en las grandes solemnidades. La ejecución del proyecto fue confiada a casa Lemoine Fils, sucesora de Ouizille Lemoine, que a su vez era sucesora del joyero Halbout, todos proveedores oficiales de la Gran Cancillería de la Legión de Honor. Edouard Armand-Dumaresq estuvo encargado del diseño, aprobado por Jules Grévy el 14 julio de 1881. El collar se inspiraba directamente en el del Primer Imperio, adaptándolo a la simbología republicana. Consiste en una alternancia de dieciséis medallones y dieciséis monogramas. El monograma “RF” (Republique Française) remplaza a la “N” de Napoleón. Entre los medallones las letras estilizadas “HP”, inciales del lema de la Orden “Honneur et Patrie” sustituye a las águilas, y el haz de líctores (símbolo de autoridad) sustituye a las abejas como eslabones. Se compone de seis medallones (recuerdo de las seis cohortes iniciales) que representan las actividades de la Nación en el mismo orden y con los mismos símbolos que en el collar napoleónico, con una excepción: aparece una locomotora que representa la modernidad. Otra innovación que incorpora este collar, es la de incluir los nombres de los Grandes Maestres de la Orden grabados en el reverso de cada medallón.

collier Lh III République (1)Collar de la Legión de Honor de la III República (© Museo de la Legión de Honor).

El collar fue entregado con la inscripción retrospectiva “Jules Grévy Presidente, General Faidherbe, Gran Canciller, 1880” en el reverso del medallón central. Posteriormente, los otros medallones fueron grabados sin mucho rigor, y con algunas omisiones (no están los de los presidentes Millerand y Doumer). En 1939, el presidente Lebrun decidió que la casa Arthus Bertrand (sucesora de Lemoine Son), revisara el reverso del collar para que todos los medallones incluyeran el nombre de un presidente, excepto el medallón central, que incluiría el monograma RF. El collar fue modificado nuevamente durante la Segunda Guerra Mundial tras la Liberación; el general Dassault, gran canciller de la Legión de Honor, ordenó grabar el nombre de “Charles de Gaulle, presidente, 13 de noviembre de 1945”, en lugar del nombre del mariscal Pétain.

El collar, con todos sus medallones ocupados, fue utilizado por última vez durante la investidura de Vincent Auriol en 1947. Tras de la fabricación del nuevo collar en 1953, el collar de la Legión de Honor de la Tercer República fue depositado en el Museo de la Legión de Honor, donde todavía está expuesto, al lado del collar del Primer Imperio y el collar actual.

El collar de la Cuarta y la Quinta República

El 11 de abril de 1951, por iniciativa del Museo de la Legión de Honor, fue diseñado un nuevo modelo de collar por Raymond Subes, metalúrgico, y André Arbus, arquitecto y diseñador. La fabricación fue confiada a Arthus-Bertrand, “proveedor oficial de la Gran Cancillería de la Orden y sucesor de la casa Le Moyne”. El collar actual fue entregado por primera vez al presidente Vincent Auriol, el 1 de diciembre de 1953 por el gran canciller general Paul Dassault. El collar se presenta en cada nueva investidura presidencial y sirve para conferir la categoría de gran maestre de la Legión de Honor a cada presidente de la República Francesa.

Gouverneur100

El gran canciller de la Legión de Honor general Dassault entrega del nuevo collar de gran maestre al presidente Vicent Auriol (1 de diciembre de 1953), aunque el primer presidente que lo usó en una investidura fue René Coty en 1954 (bajo estas líneas).

535033747

El collar actual está compuesto por 16 medallones, recordando las 16 cohortes de la Legión de Honor creada por Napoleón, y tiene en su centro el monograma HP (Honor y Patria, lema de la Orden) del que pende la cruz de la Legión de Honor. En los medallones se muestran las principales actividades del país (en 1953), recordando que la Legión de Honor es una Orden universal: industria y comercio, conocimiento del mundo, música y pintura, ciencia, arquitectura y escultura, trabajo social, literatura, medicina y cirugía, agricultura, Unión Francesa, telecomunicaciones, infantería, armada, blindados, aviación, artillería. En el reverso, cada medallón lleva grabados  los nombres de los presidentes de la República, con el año de su investidura.

Collier_LH

Anverso del collar actual de la Legión de Honor  (©  Museo de la Legión de Honor).

Los nombres de de Gaulle, François Mitterrand y Jacques Chirac aparecen cada uno en el dorso de dos medallones. Hasta Georges Pompidou, los presidentes de la República llevaban el collar en las ceremonias y retratos oficiales, con excepción de Charles de Gaulle que aparece en sus retratos con el collar de la Orden de la Liberación.

Portrait-officiel-de-M.-Georges-Pompidou-president-de-la-Republique-francaise_large

Retrato oficial del presidente Georges Pompidou con el collar de Gran Maestre de la Legión de Honor.

A partir de Valéry Giscard d’Estaing, se simplificó el ceremonial, y el collar ya no se usa por los presidentes de Francia. En el acto inauguración de la presidencia, el collar se  presenta en un cojín rojo por el gran canciller de la Orden que pronuncia la frase: “Señor presidente de la República, le reconocemos como gran maestre de la Orden Nacional de la Legión de honor “, previamente, se otorga la Gran Cruz de la Legión de Honor al nuevo inquilino del Palacio del Elíseo. Tras la ceremonia el collar es devuelto al Museo de la Orden.

1993515_91-collier-hollande-01 (1)

Reverso del collar actual de la Legión de Honor  (©  Museo de la Legión de Honor).

Tras la investidura de Emmanuel Macron el pasado 14 de mayo de 2017, su nombre fue grabado en el eslabón  dedicado a la industria y el comercio, y sólo quedan sin grabar tres eslabones (conocimiento del mundo, música-pintura y ciencias) que servirán para colocar los nombres de los presidentes que se sucedan hasta el año 2037, momento en que habrá que realizar un nuevo collar al cumplir su mandato el presidente que se elija en 2032.

Legion-Honneur-a9acd3c29e516aa2d4cd3df26da75a52-627x627

Le-collier-de-la-legion-d-honneur-va-etre-presente-au-president

Disposición del  nombre de los presidentes de Francia en los eslabones del collar de la Legión de Honor (arriba) y detalle de los eslabones de Nicolas Sarkozy y Fraçois Hollande (abajo) (© Gran Cancillería de la Legión de Honor).

Por último hay e precisar que el collar de la Legión de Honor no es una condecoración otorgada a una persona en reconocimiento de sus excepcionales méritos, sino que sirve para materializar la investidura del presidente de la República Francesa en su calidad de gran maestre de la Orden. No fue hasta el código de la Legión de Honor de 1962 en que este hecho aparece oficialmente citado en un texto: “El presidente de la República, en la ceremonia de su investidura, es reconocido como gran maestre de la Orden por el gran canciller que le da el gran collar ” (Artículo R.9).

BIBLIOGRAFÍA:

  • Gran Cancillería de la Legión de Honor: http://www.legiondhonneur.fr/

 

La medalla de la Sociedad de Cincinnati (Estados Unidos)

eagle-sidebyside

Por David Ramírez Jiménez

Aunque no es propiamente una condecoración, sino una medalla patriótica, no podemos dejar de aludir a uno de los primeros distintivos que tuvo los Estados Unidos tras ser una nación independiente. Nos referimos a la medalla de la Sociedad de Cincinnati.

La Sociedad de Cincinnati: su historia.

Esta Sociedad fue fundada por oficiales de Ejército Continental del campamento de Newburgh, Nueva York, el 13 de mayo de 1783. La organización tomó su nombre del antiguo héroe romano Lucius Quintius Cincinnatus, un ejemplo de virtudes cívicas, como luego veremos.

El documento fundacional de la institución, describía los objetivos de la nueva organización: perpetuar el recuerdo de la Guerra de la Independencia, mantener los lazos fraternales entre los oficiales que participaron en ella, promover los ideales de la Revolución, apoyar a los miembros de sus familias más necesitados, distinguir a sus miembros como hombres de honor, y abogar por la compensación prometida a los oficiales por el Congreso. Para lograr estos objetivos, la Sociedad solicitó a sus miembros que contribuyeran, anticipadamente, con el pago de un mes de la cuota de socio.

Resultado de imagen de george washington

Georges Washington, 1er presidente de la Sociedad de Cincinnati (1783-1799).

Con el objetivo de perpetuar su confraternidad, los fundadores hicieron la condición de miembro hereditaria. George Washington fue el primer presidente general de la Sociedad entre 1783 y 1799, aunque fue el jefe de artillería del Ejército Continental, Henry Knox, quien fue el verdadero artífice de la institución. A los pocos meses de su formación, se levantaron voces críticas denunciaron que el verdadero propósito de la Sociedad era imponer una aristocracia hereditaria a la nueva república. Miembros y no miembros se apresuraron a defender a la Sociedad, cuyo funcionamiento demostró que no suponía una amenaza para la libertad.

La primera década de la institución fue un período próspero, y 2.270 oficiales se unieron a sus filas. Se constituyeron  sociedades en cada uno de los trece estados originales y en Francia. Las sociedades estatales se reunían anualmente, generalmente alrededor del 4 de julio, y se establecieron una serie de actos para estas ocasiones: banquetes, discursos formales, procesiones solemnes y otras ceremonias.

1024px-Society_of_the_Cincinnati_membership_certificate

Diploma de miembro de la Sociedad de Cincinnatti (siglo XIX).

us_scinc3

Bandera de la Sociedad de Cincinnati.

Los miembros de la Sociedad disminuyeron a comienzos del siglo XIX, y varias sociedades se disolvieron. Las sociedades de Carolina del Sur, Maryland, Massachusetts, Nueva York, Pensilvania y Nueva Jersey continuaron funcionando, aunque descendieron el número de sus socios. A mediados de ese siglo, la Sociedad tenía menos de trescientos miembros. Un período de reforma y renovación comenzó en 1854, cuando se adoptaron unos nuevos estatutos que preveía la admisión de los descendientes de todos los oficiales que habían luchado en la guerra de independencia, incluso si esos oficiales no se habían unido a la Sociedad en el momento de su fundación. Esta “Regla de 1854”, como se la conoce, duplicó el número de asociados y proporcionó la base para el posterior crecimiento de la organización, que tuvo su reflejo en la determinación de sus líderes por perpetuar y resucitar todas las sociedades originales.

Theodosius Fowler, capitán durante la guerra de independencia de los Estados Unidos, tesorero de la Sociedad de Cincinnati de Nueva York (1794-1796) y (1820-1841).

La Guerra Civil (1861-1865) retrasó la realización de esta misión, pero la celebración nacional del centenario de la independencia estadounidense (4 de julio de 1876),  alentó el interés en los miembros por el restablecimiento de las sociedades estatales primitivas. En 1904, todas las sociedades americanas volvieron a funcionar. La culminación de este proceso tuvo lugar en 1925 con la readmisión de la Sociedad Francesa dentro de la Sociedad General.

En las últimas décadas, la Sociedad de Cincinnati ha centrado su energía en una amplia gama de actividades educativas encaminadas a mantener la memoria de la Revolución estadounidense.

La medalla-águila de los miembros de la Sociedad de Cincinnati.

La  pertenencia a la Sociedad de Cincinnati quedó exteriorizada, mediante el uso por sus miembros de una medalla distintiva. Pierre Charles L’Enfant (1754-1825), un ingeniero militar nacido en Francia, y reconocido como el maestro planificador de Washington, DC, y que había servido a la Revolución Americana, fue el que diseñó esta insignia cuya forma se basaba en el águila calva americana. Las  primeras Águilas  (medallas para los miembros de la Sociedad) fueron fabricadas en París en 1784 por Duval y Francastel. Desde entonces, joyeros estadounidenses y franceses como Jeremiah Andrews, Tiffany & Company y Arthus Bertrand han producido estas medallas con diversa manufactura. Los miembros de la Sociedad llevan una insignia en forma de águila dorada y con su característica cabeza y cola de color blanco.

SOCIEDAD CINCINATI OTRA

Medalla de socio de la Sociedad de Cincinnati (siglo XIX).

El modelo más espectacular de este distintivo fue el  que se conoce como Diamond Eagle (águila de diamantes), fabricada en oro, plata e incrustada con casi 200 diamantes, esmeraldas y rubíes, y que fue un regalo de varios oficiales de la Armada francesa a Georges Washington, primer presidente general de la Sociedad de Cincinnati.

En 1783, L’Enfant viajó a Francia donde se estaba fabricando esa Diamond Eagle por orfebres parisinos, un año más tarde, en 1784, a su regreso a Filadelfia presentó la medalla a Washington en nombre de los oficiales franceses promotores de la idea. Originariamente esta pieza, que fue un regalo para Washington, se convirtió en la insignia oficial del cargo de presidente de la Sociedad, y continúa siendo transmitida en el acto de toma de posesión del cargo.

La Diamond Eagle es el único objeto que alguna vez fue propiedad de Washington y que ha estado en uso continuo para el propósito para el que fue creado. Cuando Washington murió el 14 de diciembre de 1799, esta medalla estaba entre sus pertenencias personales en Mount Vernon. Su viuda, Martha Washington, la envió  a Alexander Hamilton, que fue elegido al año siguiente como sucesor de Washington como presidente general de la Sociedad. Tras la prematura muerte de Hamilton en 1804, la Diamond Eagle fue enviada por su viuda a Charles Cotesworth Pinckney, de Carolina del Sur, tras su elección como el tercer presidente en 1805.  Pinckney, finalmente, la donó a la Sociedad en 1811.

eagle-sidebyside

Anverso y reverso del Diamond Eagle de George Washington.

Junto con el águila, que es la forma que tiene la medalla, otros motivos distintivos aparecen representados en los medallones centrales del anverso y reverso. En el anverso, se muestra el momento trascendental en que varios senadores, en representación del pueblo romano, acuden en busca de Lucius Quinctius Cincinnatus, héroe dedicado a la labranza, para nombrarle dictador de Roma y pedirle que haga frente a los pueblos que amenazaban la ciudad. Cincinnatus había sido nombrado cónsul el 460 a.C. y después sería designado dictador de Roma en dos ocasiones, en 458 a.C. y 439 a.C., regresando a sus labores en su hacienda junto al río Tíber tras restablecer la paz. Este argumento de la Antigüedad clásica fue evocado con cierta frecuencia como ejemplo de honradez y ética política, exaltación de la falta de ambición y apego al poder del buen gobernante.

Cincinato_abandona_el_arado_para_dictar_leyes_a_Roma,_c.1806_de_Juan_Antonio_Ribera

Cincinnatus abandona el arado para dictar leyes a Roma, cuadro de 1806 de Juan Antonio Ribera. © Museo Nacional del Prado (Madrid).

Esas características que demostró Cincinnatus  – la humildad, el sacrificio personal desinteresado, el compromiso con el bienestar público y la subordinación de los militares al gobierno civil – fueron admirados y emulados por los líderes de la revolución estadounidense. Creían que esas cualidades eran esenciales para la supervivencia del gobierno republicano. George Washington, que se negó a aceptar un salario por dirigir el Ejército Continental y se condujo con humildad y en estricta subordinación a la voluntad del Congreso, fue ampliamente celebrado como un Cincinnatus estadounidense. Los fundadores de la Sociedad se referían a sí mismos como “Cincinnati”, una forma plural del nombre de Cincinnatus, para indicar su compromiso con las virtudes del héroe romano.

El anverso se acompaña por la leyenda: Omnia Reliquit Servare Rempublicam (Él abandona todo para servir a su país). En el reverso, la imagen central presenta a Cincinnatus junto a su arado, su casa y con el sol saliendo en el cielo tras haber vez finalizado su tarea como gobernante, y le rodea la leyenda Societas Cincinnatorum Institua A.D. 1783. (Sociedad de Cincinnati Instituida A(nno).D(ommini). 1783).

                            eagle-sidebyside   eagle-sidebyside

Detalle del anverso y reverso de la Diamond Eagle de George Washington.

En 1790, Arthur St. Clair, el gobernador del Territorio del Noroeste, cambió el nombre del asentamiento por “Cincinnati” en honor a la Sociedad de Cincinnati, de la cual fue presidente. A día de hoy, Cincinnati en particular, y Ohio en general, es el hogar de un gran número de descendientes de soldados de la guerra de Revolución a quienes se les otorgaron tierras en el estado. La conexión de Cincinnati con Roma todavía existe a través de su apodo de “La ciudad de las siete colinas” y el programa de hermanamiento de ciudades de Sister Cities International.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Sociedad de Cincinnati: https://www.societyofthecincinnati.org/