Condecoraciones penitenciarias españolas

23-0

Uno de los capítulos más desconocidos dentro del ordenamiento de condecoraciones españolas, son las afectas al Cuerpo de Instituciones Penitenciarias: la Medalla al Mérito Penitenciario y la Medalla al Mérito Social Penitenciario. La Medalla Penitenciaria, fue creada por Real Decreto de 27 de mayo de 1901,  otorgándose como distintivo honorífico para recompensar servicios especiales y propios de los Funcionarios de Prisiones, cuya Medalla servirá de mérito en la carrera.

 Historia

En 1912 (Real Orden de 19 de Noviembre), se proyecta la distinción, que «consistirá en la alegoría de la Justicia con el escudo de España en la parte superior del anverso y el lema Medalla Penitenciaria, y en el reverso, las iniciales del Cuerpo de Prisiones bajo corona Real y entre dos palmas, con tres categorías: oro, plata y cobre».

La Real Orden de 15 de abril de 1915 modificó la medalla de oro que debía ser del tamaño de las que llevan los miembros de las Reales Academias, ostentando en el anverso el busto de S.M. Alfonso XIII y en el dorso el emblema de la Justicia rodeado por la inscripción De Re Poenitentiaria – Al Mérito Eminente. La de plata y cobre no son modificadas.

Al proclamarse la República, por disposición de 27 de abril de 1931, modifica el escudo de España, anulándose de todos los atributos de la Monarquía, esto afecta al diseño de la medalla que sufre las consiguientes modificaciones. En 1944 se subdivide la Medalla Penitenciaria en dos ramas, la del Mérito Penitenciario y la al Mérito Social Penitenciario. La primera sigue siendo de tres clases, de oro, plata y cobre, mientras que la segunda será Distinguida de oro, de oro, de plata y de bronce. La forma de la condecoración también sufre cambios, el tamaño será idéntico al de las Reales Academias, ostentando en el anverso el emblema de la Justicia rodeado por la leyenda De Re Poenitentiaria – Al Merito Eminente y en el reverso el escudo de la Orden de Nuestra Señora de la Merced. Como remate de la medalla y en su parte superior, la corona del escudo nacional. Se llevará prendida al cuello por un cordón de oro.

Por Decreto de 5 de Marzo de 1948, se promulga el Reglamento de los Servicios de Prisiones, que en su capítulo VII reforma las características de la recompensa, que son las que existen prácticamente en la actualidad con dos modificaciones posteriores:  una el  22 de noviembre de 1956, en la que cambió el escudo del Cuerpo de Instituciones Penitenciarias, y la otra cuando tras el régimen de Franco con el cambio del escudo nacional.

 23-0

Al restablecerse la Monarquía cambia el escudo tradicional hasta entonces, por el monárquico en el que desaparece el águila, la granada, el yugo y las flechas, cambiando la corona y apareciendo el escudete central con las flores de lis. Al publicarse el nuevo escudo en el B.O.E. la Medalla Penitenciaria, al no existir orden de anulación de la misma, se debe adaptar al nuevo formato sustituyendo en el revés el escudo de España, que se encuentra debajo del de Instituciones Penitenciarias.

Distinciones y Medalla al Mérito Penitenciario

La actual normativa viene recogida en el reglamento penitenciario por Real Decreto 190/1996 de 9 de febrero que según la disposición adicional tercera los empleados públicos destinados en el ámbito de la Administración penitenciaria podrán ser premiados, previo expediente instruido al efecto para acreditar los méritos contraídos, con las siguientes recompensas, que se anotarán en sus expedientes personales y se acreditarán mediante diploma expedido a nombre del interesado por la autoridad que las conceda: Mención honorífica, por la realización de actuaciones relevantes en el desempeño de las tareas asignadas, así como por la satisfactoria prestación de servicios en instituciones penitenciarias durante períodos prolongados de tiempo. La mención honorífica se concederá por resolución de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias. Medalla de Oro al Mérito Penitenciario, por la realización de servicios en el ámbito penitenciario, relacionados o no con los cometidos del puesto de trabajo, que revistan una extraordinaria relevancia y denoten un alto espíritu de servicio. Esta condecoración se otorgará por Orden del Ministro del Interior y confiere a su titular el tratamiento de excelentísimo señor. Medalla de Plata al Mérito Penitenciario, por la prestación de servicios de especial relevancia relacionados con la actividad penitenciaria de forma continuada que denoten superior iniciativa y dedicación y Medalla de Bronce al Mérito Penitenciario, por la prestación de servicios relevantes relacionados con la actividad penitenciaria que denoten una especial iniciativa y dedicación sin que concurran los superiores merecimientos a que se puedan dar en los supuestos anteriores.

Las Medallas de Plata y Bronce se otorgarán por resolución de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.

La insignia de la Medalla al Mérito Penitenciario es en cuanto a tamaño y forma, igual a las establecidas para las Reales Academias. En el anverso una cruz latina vertical de brazos anchos con tres rayos de luz en sus ángulos. Ante ella mirando a oriente, unida a la misma y cubriendo su parte inferior, una matrona de belleza y decoroso porte, grave y reposado continente, vestida de blanco, coronada de laurel, con un cetro en la mano derecha, un ramo de encina sobre el brazo izquierdo y sentada sobre una piedra de mármol de figura cúbica. Sobre el suelo, abrojos esparcidos y al lado de oriente, un sol naciente en la lejanía. La cruz será esmaltada en encarnado, la matrona en blanco y las hojas y plantas en verde. Alrededor, en forma de arco, la inscripción Justitia et Charitas – Pax. En el reverso, sobre un fondo con el escudo nacional de España, el emblema de Prisiones (este emblema quedó establecido en 1956 como sigue: «El emblema del Servicio de Prisiones, en color dorado, estará constituido por una espada en posición vertical con la punta hacia abajo, y por detrás, en su centro, una rueda dentada (símbolo del trabajo de los reclusos). Orlando este conjunto irán dos ramos enlazados en su pie, de palma y roble y como remate la corona real» ) con la espada en esmalte blanco y los ramos y la corona en esmalte de los respectivos colores.   Alrededor, de igual forma que en el anverso, la inscripción Al Mérito Penitenciario Eminente.

La de oro se llevará prendida del cuello por un cordón de oro.  La de plata será de igual forma y de dos clases, la de 1ª para los funcionarios de la Escala Técnica del Cuerpo Especial de Prisiones, en sus dos secciones, masculina y femenina, que tengan categoría de Ayudante o superior, y la de 2ª clase a los de categoría inferior. La distinción se plasmará en la cinta de que va prendida, de rojo la de 1ª y verde la 2ª. La de bronce será toda de este metal y sin esmaltes, concediéndose a los funcionarios de ambos sexos de la escala Subalterna del Cuerpo de Prisiones, llevándose prendida por una cinta de color morado.

Medalla al Mérito Social Penitenciario.-

Las instituciones, corporaciones, fundaciones, asociaciones y empresas, públicas o privadas, y, en su caso, los particulares, que se hayan distinguido en su colaboración con la Administración penitenciaria, en cualquiera de las manifestaciones de la actividad penitenciaria, podrán ser recompensadas con la Medalla al Mérito Social Penitenciario (en sus diversas categorías), que se acreditarán mediante diploma expedido a nombre de la entidad o persona premiada por la autoridad que las conceda.

La Medalla al Mérito Social Penitenciario en sus diversas clases se podrá también conceder a las personas que sin ser funcionarios del Cuerpo tengan méritos suficientes. Las clases de la Medalla al Mérito Social Penitenciario son: Medalla Distinguida de  oro, Distinguida de plata (estas dos son categorías excepcionales), Medalla de oro, de plata  y bronce.

images

La Medalla de Oro al Mérito Social Penitenciario, se concederá por la realización de servicios de extraordinaria relevancia, creación de entidades colaboradoras en la reinserción y resocialización de los reclusos o por el extraordinario apoyo prestado a la Administración  penitenciaria en el desempeño de las funciones que tiene asignadas, así como por su contribución extraordinaria a la mejora de  la actividad penitenciaria en cualquiera de sus manifestaciones. La concesión de la Medalla de Oro al Mérito Social Penitenciario se efectuará por Orden del Ministro del Interior.

La Medalla de Plata al Mérito Social Penitenciario, se otorga por la realización de importantes servicios en el ámbito penitenciario, así como por su importante contribución a la mejora de la actividad penitenciaria en cualquiera de sus manifestaciones.

Y la Medalla de Bronce al Mérito Social Penitenciario, se concede cuando concurran méritos semejantes a los establecidos en los casos anteriores (oro y plata) pero sin que concurran los extraordinarios y especiales merecimientos que en las mismas se indican.

Las Medallas de Plata y Bronce al Mérito Social Penitenciario otorgarán por resolución de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.

La insignia de la Medalla al Mérito Social Penitenciario está formada por un halo de rayos redondeado, dorado o plateado, sobre éste una cruz de esmalte azul claro con los cuatro brazos iguales terminados en forma de lis y en el centro la imagen de Nuestra Señora de la Merced, esmaltada, con una leyenda alrededor que dice Mater Captivorum. La Medalla Distinguida de oro se llevará prendida del cuello mediante una cadena de eslabones esmaltados en rojo y azul, la Distinguida de plata, por un cordón torzal rojo y azul con vivos de plata. Las medallas de oro, plata y bronce, se lucen sobre el lado izquierdo del pecho, pendientes de una cinta listada de azul y rojo.

Medalla de plata la mérito social penitenciario (anverso)

Por resolución de la Dirección se convoca anualmente el Premio Nacional Victoria Kent. En dicha resolución se determinarán las bases del Premio y se designará el jurado encargado de su concesión, que deberá valorar los méritos extraordinarios de las entidades o particulares que concurran al mismo en materia de defensa, en el ámbito penitenciario, de los derechos humanos o de las tareas de reinserción y resocialización de los reclusos de extraordinaria relevancia, así como en el fomento de la investigación multidisciplinar penitenciaria.

BIBLIOGRAFÍA

  • Ceballos-Escalera y Gila, Alfonso y García-Mercadal y García-Loygorri, Fernando: Las Órdenes Civiles del Reino de España.- Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales; Boletín Oficial del Estado, 2000.
  • Fernández de la Puente y Gómez, Federico: Condecoraciones españolas: Órdenes, cruces y medallas civiles, militares y nobiliarias.- Madrid: Osca, 1953.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s