Los collares de la Justicia

FOTO 8

Por David Ramírez Jiménez

El pasado 30 de enero de 2012 tuvo lugar, en el despacho oficial del presidente del Tribunal Supremo, el acto de entrega del “Gran Collar de la Justicia” por parte del ministro de Justicia Excmo. Sr. D. Alberto Ruiz-Gallardón Jiménez, en la que fue su primera visita oficial al máximo órgano jurisdiccional.

Según la nota de prensa del acto, “con ello se restituía a su legítimo titular el “Gran Collar de la Justicia”; seguimos exponiendo el contenido de la nota: “creado en 1844 como símbolo de la independencia del Poder Judicial, su custodia se encomendó al alto Tribunal, si bien posteriormente fue el Ministerio de Justicia quien se hizo cargo de la misma”. Hasta aquí la noticia pero, surgen unas cuantas preguntas: ¿qué es el Gran Collar de la Justicia?, ¿cuándo se crea ese distintivo?, ¿quién lo usó por primera vez?, ¿cual es la descripción artística del Gran Collar de la Justicia?, ¿a favor de que alto cargo del estamento judicial español se estableció el uso del Gran Collar de la Justicia?, ¿qué collar fue el que entregó el ministro de Justicia Excmo. Sr. D. Alberto Ruiz-Gallardón Jiménez, al entonces presidente del Tribunal Supremo del Reino de España Excmo. Sr. D. José Carlos Dívar Blanco, el día 30 de enero de 2012?. Y, por último, ¿cuántos “Collares de la Justicia” hay? Comencemos a aclarar todas estas dudas.

FOTO 1

¿QUÉ ES EL GRAN COLLAR DE LA JUSTICIA?

Bajo la denominación de Gran Collar de la Justicia, se conoce al collar que el presidente del Tribunal Supremo del Reino de España luce en las solemnidades jurídicas de la Nación para distinguir con él al primer magistrado de la Nación, jefe y cabeza de todos los demás (después de S.M. el Rey, claro está).

El primer error que se produjo en el acto que nos sirve de pretexto a este artículo, fue el denominar Gran Collar de la Justicia, tal y como aparece en la nota de prensa, al que entregó el ministro Alberto Ruiz-Gallardón. Esa denominación es única y exclusiva del collar más solemne perteneciente al presidente del Tribunal Supremo de Justicia del Reino de España, y el collar entregado no fue el Gran Collar de la Justicia que ya estaba custodiado, desde mucho antes, por el propio Tribunal Supremo.

¿CUÁNDO SE CREA EL GRAN COLLAR DE LA JUSTICIA? ¿Y QUIÉN LO USÓ POR PRIMERA VEZ?

El origen del Gran Collar de la Justicia, intrínsecamente vinculado al cargo de presidente del Tribunal Supremo de Justicia del Reino de España, está en la Real Orden de 20 de abril de 1844. Esta disposición fue inspirada por el entonces subsecretario del Ministerio de Gracia y Justicia D. Manuel Ortiz de Zúñiga ([1]), que mandó labrar este collar junto con otro collar más pequeño de oro que se debía de usar más comúnmente por el presidente del Tribunal Supremo. Esa Real Orden no aparece publicada en la Gaceta de Madrid ni en la Colección Legislativa de España y no será hasta 1846, siendo ministro del Gracia y Justicia el Excmo. Sr. D. Lorenzo Arrazola García ([2]), cuando se ordenó publicar una descripción artística de ambos collares (del Gran Collar y el collar pequeño), mediante Real Orden de 15 de marzo de 1846.

Esta Real Orden sí aparece publicada en la Gaceta de Madrid el día 20 de marzo, pero no las descripciones de los collares. De gran ayuda para resolver esta descoordinación dispositiva, fue el artículo que D. Joaquín José Cervino dedicó a la magistratura española dentro del libro “Historia de las órdenes de caballería y de las condecoraciones españolas” ([3]) en dónde se reproduce íntegramente la descripción de los dos collares según lo expuesto en la Real Orden de 15 de marzo de 1846, Real Orden que copiamos tal cual:

      Deseosa S.M. de demostrar con un signo ostensible y decoroso el alto concepto que le merece la Magistratura española, se dignó disponer, de acuerdo con el parecer de su Consejo de Ministros, que se construyese un gran collar de oro esmaltado con los emblemas de la Monarquía y los atributos de la justicia, del cual pendiese la medalla que hoy usa la Magistratura para que esta insignia fuese el distintivo de la Presidencia del Tribunal Supremo. Ejecutada esta soberana disposición, fue remitido el gran collar á V.E. en Real órden de 9 de Febrero próximo pasado con el encargo prevenido por S.M. de que le usase al vestir la toga en todos los actos solemnes y oficiales, y de que se trasmitiera á los magistrados que sucesivamente ejercieran la dignidad de la Presidencia, como muestra de la augusta consideración de S.M.; y á fin de que esta esclarecida insignia pueda conservarse cual corresponde á su importancia y transmitirse sin menoscabo á todos los que en adelante desempeñen el elevado cargo en que está simbolizada toda la Magistratura, se ha servido mandar S.M. que don Pablo Cabrero, artífice á quién se confió la construcción del gran collar, haga una descripción artística de él con expresión de su valor, de la cual se saquen dos copias auténticas, conservándose una en la Secretaría del Tribunal Supremo, y otra en el Archivo de este Ministerio de Gracia y Justicia; y que, al recibirlo los nuevos presidentes del Tribunal Supremo, se arregle nota por duplicado de la identidad de dicho collar, con presencia de la descripción artística del mismo ántes indicada, viniendo un tanto firmado por el Presidente, los de Sala y Secretario de la Junta de Gobierno, á la descripción original archivada en el Supremo Tribunal, y remitiendo el otro á este Ministerio para el mismo efecto. De Real órden lo digo a V.E. para su inteligencia y la de ese tribunal. Dios guarde á V.E. muchos años. Madrid 15 de Marzo de 1846.= Arrazola.= Sr. Presidente del tribunal supremo de Justicia.

Esta Real Orden, se dirigió al entonces presidente del Tribunal Supremo el Excmo. Sr. D. Nicolás María Garelly y Batiffora ([4]), quién fue el primero en usar el Gran Collar de la Justicia, tal y como aparece en el retrato que realizó Joaquín García Barceló, ¿hacia 1846-1847?, y que se encuentra en el Paraninfo de la Universidad de Valencia y que reproducimos a continuación:

FOTO 3

¿CUAL ES LA DESCRIPCIÓN ARTÍSTICA DEL GRAN COLLAR DE LA JUSTICIA?

La descripción artística oficial del Gran Collar de la Justicia, según se insertaba en el acta de su entrega a las personas que debían usarlo dice así (seguimos, de nuevo, a Cervino ya que, probablemente, el documento original se perdió en el incendio de 1915 del Tribunal Supremo o en del Archivo General de la Administración de 1939):

             Don José Casas, director de la Fábrica platería Martínez, por poder del que lo es en propiedad Don José Ramírez de Arellano, certifico: Que por Real órden de 20 de Abril de 1844 se mandó construir en esta Fábrica un collar de oro esmaltado para el Ilmo. Presidente el Tribunal Supremo de Justicia, cuya alhaja se hizo y consta de las piezas siguientes: diez y ocho eslabones esmaltados, diez y seis unidos y dos sueltos. Nueve contienen en su centro un libro atravesado por una espada con la inscripción JUSTICIA Y LEY; y los restantes tienen un peso (balanza) en su centro, un haz de mimbres y una hacha (segur), sujeto todo por medio de una cinta. En la parte inferior pende otro eslabón formado por dos culebras esmaltadas de verde, y en el centro un ojo con unas ráfagas, de las cuales pende un escudo de armas Reales ([5]) (la medalla). Pesa diez y ocho onzas, dos ochavas, tres tomines; es de ley de veintidós quilates, y su valor de intrínseco y hechura, incluso el estuche, es de sesenta mil reales. El estuche es de palosanto, forrado por dentro de terciopelo carmesí, y la tapa almohadillada de raso blanco, rizada: en la parte exterior de la tapa lleva un escudo de armas de plata grabado. Es cuanto se puede decir con referencia á las piezas y circunstancias del referido collar, cuya certificación está mandado expedir por Real órden fecha 15 de Marzo de 1856 ([6]); y para que conste, y en virtud de dicha Real órden, pongo la presente que firmo en Madrid á 30 de Abril de 1850.= José Casas”.

FOTO 4

El Gran Collar de la Justicia fabricado por Pablo Cabrero en el año 1844.

Al margen de este papel había una nota que decía: “el almohadillado de la tapa es de raso-encarnado”, y luego se leía la descripción artística del collar pequeño como sigue:

             El que suscribe artífice   platero y diamantista honorario de Cámara, construyó en Marzo de 1844, y entregó el día 25 del mismo en el Ministerio de Gracia y Justicia, á consecuencia de la Real órden expedida por el mismo, una condecoración para uso y distintivo del que entonces era, y lo sucesivo fuese, Presidente del Tribunal Supremo de Justicia. Dicha condecoración se compone: primero, de una medalla de oro con las armas de España esmaltadas en el anverso, y en el reverso la palabra y atributos de JUSTICIA, también esmaltadas; segundo, de una corona de oro esmaltada asimismo en parte, la cual está unida á la parte superior de la medalla; y el tercero, de un collar de oro y esmalte azul que se une á dicha corona: todo lo que, reunido, pesa cuatro onzas, siete adarmes, veinte granos, y está colocado en un estuche forrado interiormente de terciopelo y exteriormente de tafilete; siendo su precio el de cuatro mil sesenta reales de vellón, que se me entregaron bajo recibo. Y para los efectos oportunos, y en virtud de los dispuesto por Real órden de 15 de Marzo de 1846, expedida por dicho Ministerio, doy la presente en Madrid á 26 de Abril de 1850. = Félix Samper ([7])”.

FOTO 5

Detalle del anverso y reverso del collar pequeño del presidente del Tribunal Supremo realizado por Félix Samper en el año 1844.

De este collar pequeño se desconoce, por ahora, su paradero. ¿Está desaparecido? ¿se pudo perder en algunos de los traslado de sede del Tribunal Supremo? ¿existe, actualmente, otro collar pequeño de uso diario diferente al que representamos en la imagen anterior? No podemos ofrecer una respuesta definitiva al respecto.

¿A FAVOR DE QUE ALTO CARGO DEL ESTAMENTO JUDICIAL ESPAÑOL SE ESTABLECIÓ EL GRAN COLLAR DE LA JUSTICIA?

Como queda dicho con anterioridad, y según el contenido de la Real Orden 15 de marzo de 1846, se dispuso que:

 […] se construyese un gran collar de oro esmaltado con los emblemas de la Monarquía y los atributos de la justicia, del cual pendiese la medalla que hoy usa la Magistratura[8] para que esta insignia fuese el distintivo de la Presidencia del Tribunal Supremo ([9]) […]

Con lo cual se deduce que, el uso del Gran Collar de la Justicia es privativo del presidente del Tribunal Supremo del Justicia, y es más, se establece:

[…] que le usase al vestir la toga en todos los actos solemnes y oficiales, y de que se trasmitiera á los magistrados que sucesivamente ejercieran la dignidad de la Presidencia […]

Es decir, que el Gran Collar de la Justicia era “heredado” por aquellos que se sucedían en la presidencia del alto Tribunal, estando, por lo tanto, unido su uso al desempeño de la presidencia del Tribunal Supremo.

¿QUÉ COLLAR FUE EL QUE ENTREGÓ EL MINISTRO DE JUSTICIA EXCMO. SR. D. ALBERTO RUIZ-GALLARDÓN AL PRESIDENTE DEL TRIBUNAL SUPREMO EXCMO. SR. D. JOSÉ CARLOS DÍVAR EL DÍA 30 DE ENERO DE 2012?

Una vez analizado los dos collares que están vinculados al ejercicio de la presidencia del Tribunal Supremo (el Gran Collar de la Justicia y el collar pequeño de “uso más común”), podemos afirmar, que el collar que el ministro de Justicia Excmo. Sr. D. Alberto Ruiz-Gallardón Jiménez entregó al presidente del Tribunal Supremo el pasado 30 de enero de 2012 no fue el Gran Collar de la Justicia, ya que éste al ser de uso exclusivo del presidente del Tribunal Supremo estaba en poder de esa institución con anterioridad al acto, tal y como hemos explicado en las líneas precedentes. ¿Qué collar fue el que se entregó entonces? el collar que se entregó fue el que lleva por nombre Collar de la Justicia o Collar del ministro de Justicia (sin el apelativo de grandeza). ¿Qué es ese distintivo y quién lo usaba? para responder a ello nos tenemos que retrotraer en el tiempo.

Antes de la aprobación de la Ley provisional sobre organización del Poder Judicial de 1870, los ministros de Gracia y Justicia solían concurrir a los actos solemnes de la apertura de los Tribunales ([10]), que tenía lugar en el Tribunal Supremo, con el uniforme que era propio de su cargo ([11]), fue en época del ministerio de Eugenio Montero Ríos ([12]), cuando ocupado en la redacción de la Ley Orgánica del Poder Judicial y de acuerdo con el entonces presidente del Tribunal Supremo el Excmo. Sr. D. Pedro Gómez de la Serna y Tully ([13]), se incluyó un artículo en la misma que decía:

Art. 210. El Ministro de Gracia y Justicia, cuando presida el Tribunal Supremo en pleno, ó su Sala de gobierno, lo que no podrá hacer cuando se constituyan en Sala de justicia, asistirá con toga, usando el distintivo que se establezca por disposición especial.

La disposición especial aludida, fue una Real Orden, que tampoco aparece publicada en la Gaceta de Madrid, donde se estableció como distintivo del ministro del ramo un collar semejante al que usaba el presidente del Tribunal Supremo.

FOTO 6

El Collar de la Justicia (o del ministro de Justicia) fabricado por Moratilla en 1871 y empleado como distintivo del cargo desde entonces y hasta 1983 (con alguna excepción en 1976).

El asunto del Collar del ministro además tuvo sus repercusiones políticas en la época. Durante una sesión del Congreso de los Diputados en el mes de noviembre de 1872 el diputado por el distrito de Coria (Cáceres) Excmo. Sr. D. Julián de Zugasti y Sáenz preguntó, sin estar presente en la salón de plenos, al entonces ministro de Gracia y Justicia Excmo. Sr. D. Eugenio Montero Ríos ([14]) sobre en que partida del presupuesto constaba el importe de un collar que usaba en ciertos actos el ministro. La respuesta, muy pormenorizada, la dio el ministro en la sesión del 18 de noviembre de ese año, dejemos que nos la recuerde, aunque repitamos algunos datos, tal y como apareció en el Diario de Sesiones del Congreso ([15]):

             El Sr. Ministro de GRACIA Y JUSTICIA (Montero Ríos): […] Antes de la ley orgánica del poder judicial, concurrían los Ministros de Gracia y Justicia al acto solemne de la apertura de los tribunales, que tenía lugar en el Supremo, con el uniforme que es propio de su cargo. Hallándome yo, aunque inmerecidamente, al frente de este departamento, y ocupándome de la redacción de esa ley, me pareció que no sentaba bien, dada la Constitución del Estado que nos rige, dada la categoría de Poder del Estado que se otorgaba al judicial, el que presidiese uno de sus actos más solemnes un uniforme que tiene cierto carácter militar; me parecía que en aquel sitio, en aquel solemne local no debía entrar otro uniforme más respetable que el uniforme de la toga; y de acuerdo con el entonces presidente del Supremo Tribunal, D. Pedro Gómez de la Serna, cuya memoria no pueden olvidar los españoles, se redacto el art. 210 de la ley de organización del poder judicial, en que se dispuso que el Ministro de Gracia y Justicia, cuando presidiese el Tribunal Supremo, no habría de llevar más uniforme que el de la toga, y el distintivo que dispusiese una Real Orden.

        Promulgada la ley en 15 de Septiembre de 1870, llegó el caso de disponer el distintivo que habían de usar sobre la toga los Ministros de Gracia y Justicia cuando concurriesen á los actos de apertura de los tribunales; y ya que de esta insignia ó distintivo, como pueden desde luego comprender los Sres. Diputados nos habíamos ocupado el presidente del tribunal que hace un momento he mencionado, y el que tiene el honor de hablar al Congreso, al redactar ese artículo; ya que habíamos fijado la atención en que el distintivo más propio, el que estaría más en armonía con las personas que en él tomasen parte, sería un distintivo de carácter judicial, una cosa parecida á lo que llevase el presidente del Tribunal Supremo, que era un collar; no había cosa más sencilla, de menos aparato, y hubiese de caracterizar mejor la autoridad del Ministro de Gracia y Justicia en aquel acto. De suerte que la Real órden dictada con posterioridad fue nueva para el público, pero para el presidente del Tribunal Supremo ni para el Ministro que tiene el honor de hablar en este momento, y en ella se dispuso que fuese un collar el distintivo que el Ministro usase sobre la toga, á semejanza del collar que usaba el presidente del Tribunal Supremo […]

Tras esta introducción, el ministro expone los datos económicos, así como las vicisitudes por las que pasó la fabricación del collar:

      […] Pues bien; pregunté al señor presidente del Tribunal Supremo á cuánto había alcanzado el coste del collar de la presidencia, y me contesto que había alcanzado a unos 5.000 duros […]

Propuso el ordenador general de pagos al Ministro que se construyese ese collar por el decano ó jefe de los artífices de ese ramo en Madrid, y como se traba de una obra artística, no era posible fijar a priori ni el precio ni las condiciones del collar; estando fuera del decreto de contratación de servicios públicos […]

      El Ministro autorizó […] la celebración de ese contrato, que fue otorgado por el ordenador general de pagos á quien me refiero, y por el habilitado del Ministerio en representación del Ministro, y por el artífice que el ordenador buscó, que fue el Sr. Moratilla ([16])

El precio de ese collar ascendió a 7.000 duros, más de los 5.000 duros previstos en principio. Esa tasación se llevó a cabo siendo por tercera vez ministro de Gracia y Justicia D. Eugenio Montero Ríos ([17]) no siendo admitida por el exceso en el coste. Pero el 2 de octubre de 1871 sobrevino una nueva crisis ministerial y el asunto seguía en ciernes; ni se había recibido la alhaja por la Administración, ni se había fijado el precio, ni éste se había satisfecho; fue entonces cuando, el entonces ministro de Gracia y Justicia Excmo. Sr. D. Eduardo Alonso Colmenares ([18]), aceptó el collar y pasó por alto el límite del precio establecido en el contrato inicial, siendo pagado por completo el collar en ese momento. Cuando Montero Ríos volvió de nuevo a ocupar la cartera de Gracia y Justicia, en su cuarto mandato en 1872 ([19]), el asunto ya estaba zanjado.

Parte de la factura se pagó con el producto de la venta de las leyes que se publicaban por el Ministerio de Gracia y Justicia, entre ellas la propia Ley provisional del organización del Poder Judicial de 1870, en una imprenta que sostenía el mismo Ministerio con los fondos de la Cruzada; y parte, por cuenta de un cantidad que existía en la Caja de Depósitos, importe de los que se hacían para interponer el recurso de casación en lo civil, y que se declaraban caducados cuando el recurso era desestimado por la Sala primera del Tribunal Supremo. Esa cantidad no figuraba en las cuentas generales del Estado, ya que estaba a disposición de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo y se destinaba a las atenciones extraordinarias de Justicia.

NOTAS:

([1]) Fue nombrado subsecretario de Gracia y Justicia por Real Decreto de 7 de diciembre de 1843 (Gaceta de Madrid del 12) y cesó por renuncia por Real Decreto de 1 de febrero de 1847 (Gaceta de Madrid del 6). En el momento de su promoción a la subsecretaría desempeñaba el cargo de fiscal de la Audiencia de Granada e individuo de la Comisión de Códigos. Con posterioridad pasó por diversos puestos en el Consejo de la Cámara Eclesiástica, el Tribunal de Supremo de Guerra y Marina, hasta que finalmente fue nombrado magistrado del Tribunal Supremo.

([2]) En ese momento desempeñaba por segunda vez la cartera de Gracia y Justicia (13 de febrero al 16 de marzo de 1846) culminando su carrera en la judicatura con la presidencia del Tribunal Supremo, que desempeñó en dos ocasiones no correlativas: la primera del 23 de enero de 1851 al 9 de abril de 1853 y la segunda vez del 17 de octubre de 1856 al 1 de marzo de 1864.

([3]) Historia de las órdenes de caballería y de las condecoraciones españolas / redactada por los escritores siguientes: Benavides … [et al.] ; publícala el editor José Gil Dorregaray” (1864-1865), pp. 603-609.

([4]) Fue presidente del Tribunal Supremo de Justicia desde el 15 de diciembre de 1843 hasta su fallecimiento ocurrido en Madrid el 12 de febrero de 1850.

([5]) Como consecuencia de las diversas situaciones políticas este escudo fue modificado durante la II República y el régimen de Franco, hasta que por Ley 33/1981 de 5 de octubre se estableció el escudo actualmente en vigor. Desconocemos cuando se adaptó el medallón a esa nueva normativa pero, como es de suponer, tuvo que ser a partir de entonces.

([6]) Es una errata, ya que como es lógico, se refiere a la Real Orden de 15 de marzo de 1846.

([7]) Félix Samper y Fuentes diamantista y platero de Cámara fallecido en 1877.

(8) Estas medallas fueron reguladas por Real Decreto de 28 de noviembre de 1835 (Gaceta de Madrid del 4 de diciembre); modificado el 29 de agosto de 1843 (Colección Legislativa de España, año 1843, tomo XXXI, p. 115) y por otras disposiciones posteriores, la última fue el Acuerdo del Consejo General del Poder Judicial de 23 de noviembre de 2005 por el que se aprueba el Reglamento 2/2005 de honores, tratamientos y protocolo en los actos judiciales solemnes (BOE del 19 de diciembre).

([9]) El subrayado es nuestro.

([10]) La tradición de la apertura de los Tribunales, hoy conocido como año judicial, data de antiguo ya una real Cédula de Carlos IV, de 19 de noviembre de 1790, mandaba leer las Ordenanzas del Consejo de Castilla en la primera sesión de cada año, conforme a la costumbre que había en el Consejo de Indias. De acuerdo con ella, los Reglamentos del Tribunal Supremo de 1814 y 1835, ordenaban que el día 2 de enero de cada año diera principio el Tribunal Pleno con la lectura de su Reglamento, ocurriendo de forma similar en las Audiencias del Reino. Fue Isabel II la primera monarca en presidir una ceremonia de apertura de tribunales el día 2 de enero de 1856, aunque no fue hasta el Real Decreto de 31 de marzo de 1868 (Gaceta de Madrid del 2 de abril) cuando se estableció que fuera a la conclusión del período vacacional de los tribunales (julio y agosto) cuando tendría lugar la ceremonia de apertura, ya solamente en el Tribunal Supremo, fijándose desde entonces, siempre que fuera posible, el día 15 de septiembre de cada año para llevar a cabo dicha ceremonia presidida por el ministro de Gracia y Justicia y en su ausencia por el presidente del Tribunal Supremo. A esta ceremonia, si asistía el Rey, la presidía, pudiendo hacer un breve discurso cediendo la palabra, a continuación, al ministro o el presidente del Tribunal Supremo. No era muy habitual que los monarcas presidieran la ceremonia de apertura de tribunales: Isabel II lo hizo en 1856 y 1862; Alfonso XII sólo en una vez en 1876 y Alfonso XIII en 1925, por lo tanto, el argumento de la tradición no es válido a la hora de justificar la presencia del Rey todos los años en esta ceremonia como ocurre desde 1983, con la excepción del año 2011. En las antiguas ceremonias, el Rey acudía en uniforme militar de ahí que no dispusiera de un distintivo propio en el orden jurisdiccional, hasta que en los años 80 del siglo XX se improvisó el uso de Collar de la Justicia (llamado también Collar del ministro de Justicia), que es el que emplea en estos actos y que no es una cesión del presidente del Tribunal Supremo, como se cree desde entonces, y como tratamos de demostrar con este artículo.

([11]) Era el mismo uniforme que el establecido para los consejeros de Estado según el Real Decreto de 25 de julio de 1797, y que tiene sus antecedentes e inspiración en los uniformes que usaban los mariscales de campo y los tenientes generales del ejército.

([12]) Desempeñaba, en ese momento, por segunda vez la cartera de Gracia y Justicia entre el 9 de enero de 1870 y el 4 de enero de 1871.

([13]) Fue presidente del Tribunal Supremo desde el 20 de julio de 1869 hasta su fallecimiento el 12 de diciembre de 1871.

([14]) En ese momento desempeñaba por cuarta vez el ministerio de Gracia y Justicia, en el cual permaneció desde el 13 de junio de 1872 hasta el 12 de febrero de 1873.

([15]) Diario de Sesiones de las Cortes, núm. 55 (18 noviembre de 1872), pp. 1491-1496.

([16]) Francisco Moratilla fue diamantista y platero de la Real Casa y Cámara durante el reinado de Isabel II.

([17]) Entre el 24 de julio de 1871 y el 5 de octubre de 1871.

([18]) Fue ministro de Gracia y Justicia desde el 5 de octubre de 1871 hasta el 26 de mayo de 1872.

([19]) Fue ministro de Gracia y Justicia del 13 de junio de 1872 hasta el 13 de febrero de 1873.

Anuncios

3 comentarios en “Los collares de la Justicia

  1. Ante todo, enhorabuena por tan fantástico artículo. Me llamo Nuria Lázaro y soy Doctora en Historia del Arte, habiendo dedicado mi tesis a las joyas que pertenecieron a la reina Isabel II. Ahora mismo estoy profundizando en la figura de Félix Samper, habiendo llegado a contactar con sus descendientes. Me gustaría preguntarte dónde has encontrado el dibujo de su mano que publicas. Muchas gracias. Saludos cordiales.

    • Estimada señora:

      En primer lugar mil perdones por el retraso en la respuesta. El dibujo no es de mano del artista Félix Samper, sino que aparece en el libro:

      Historia de las órdenes de caballería y de las condecoraciones españolas / redactada por los escritores siguientes: Benavides … [et al.] ; publícala el editor José Gil Dorregaray

      Atentamente,

      David Ramírez Jiménez

  2. Pingback: El collar de la justicia: ¿dos o tres? - Protocolo a la vista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s